jueves, 16 de diciembre de 2010

FFFFFUUUU

DDDDD:

Espontaneidad, afición por el manga y, sobretodo, necesidad de decir tonterías: ME HABÉIS TRAICIONADO!!
Pero totalmente.
No tengo ninguna necesidad de fingir lo que no soy. La tuve y no la quiero volver a tener.
Pero, ¿por qué en ese momento? ¿Por qué con esa frase? Y sobretodo, ¿por qué con mi nuevo anhelo delante?
Sí, tenía que decir algo, porque estaba viendo lentamente acercarme a ese instante en el que te quedas marginado en una conversación. Pero él, con esa sonrisa que me gusta, me intentó integrar y yo: PLAAAAF!!
Marchando mi frasecita estúpida!

En realidad, no fue estúpida, fue espontánea, pero estaba de más y lo sabía.
Y me duele arrepentirme de haber dicho eso, porque refleja, en parte, como soy.
La cagada ya está hecha.

Todas estas cosas me duelen. Mi nuevo anhelo tiene una sonrisa bonita, una expresión graciosa, frases que me sacan una sonrisa. Pero hay cosas que no puedo decir, por temor a ser demasiado friki y eso no me gusta. Porque ser a veces un pelín rara es parte de mí, igual que mi pelo rizado y frecuentemente indomable o mis sonrisas algo cortadas pero bonitas.

Seamos realistas, de momento mi nuevo anhelo sólo es eso. Un anhelo.

Pero el chico al que quiero, sabe como soy. Lo sabe porque se lo he mostrado. No debo contener frases ni expresiones ni nada. Puedo decir lo que me parezca y actuar como me parezca, sin agobiarle.
Por eso, es tan fastidiosamente horrible que todo se nos haya ido a la mierda. Eso es lo que me tengo que recordar cada vez que lo veo.

Mientras tanto, seguiré pintandome los ojos cuando vaya a ver al nuevo anhelo, sonriéndole cuando nos cruzamos, riéndome con él y admirando su sonrisa. Intentando conquistarle con lo mejor de mí. Que puedo ser rara, pero también puedo ser buena, divertida y cariñosa. Se lo mostré al chico que quiero y de algo sirvió, no como a mí me habría gustado, pero sirvió. También se lo puedo demostrar a este chico que es más alto que yo.

Aunque sólo lo esté haciendo porque ya no sé vivir sin estar enamorada.
Pero qué demonios... me atrae con sus frases sarcásticas y graciosas.
Me he imaginado besándole alguna vez.
Tendrá los labios dulces.

Aaaa y... cruzaré los dedos para que no me salga rana. Como mi rayo de luz que ahora se ahoga en la oscuridad, como una tabla de salvación a la que me aferré y estaba llena de termitas. Como el chico al que quiero, que ya ha aprendido a vivir sin mí.

Recuerda, Luna: labios dulces.

2 Comments:

Sweet Shadow said...

Estoy segura de que, si el chico merece la pena, amará cada parte tuya, incluyendo la más rara. De hecho no quieres realmente a alguien hasta que no adoras sus rarezas.

¡Ánimo! =D sonríele y sé tu misma. Eso es lo más importante ;)

(y ser friki mola xDDDD He dicho).

Luna said...

De momento, no le conozco mucho, así que... supongo que con el tiempo descubriré si merece la pena o no. En realidad, es una tontería mentir a alguien sobre como eres, sobretodo en esos casos, porque no tiene mucho sentido salir con alguien de esa manera.

Muchas gracias :) A ver qué pasa ahora, tendré que descubrir si vale la pena o no ^^

Mola, mola mucho =D Y quién no sepa apreciarlo, no me vale la pena.